Fanzara, arte urbano en el interior de Castellón

Fanzara es una población de la comarca del Alto Mijares, a unos 38 kilómetros de Castellón y 80 kilómetros de Valencia. Situada en un valle que sigue el curso del río Mijares, sus calles se desparraman por la ladera de la montaña  Según las cifras oficiales del INE, en 2016, su censo es de 281 personas. Una población que desde hace 10 años muestra una evidente trayectoria descendente, un hecho que no es aislado entre municipios de interior.

fanzara-107
Fanzara

Con un reclamo turístico basado en su enclave cercano al río y su valor paisajístico, al que hay que añadir la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, una construcción del siglo XVII, y la ermita del Santo Sepulcro, situada en una colina desde la que se obtiene una visión de todo el pueblo; en principio no se contaba con ningún elemento destacable para que Fanzara tuviera una repercusión más allá del resto de municipios de similares características.

Sin embargo, todo cambió en 2014 cuando de la plataforma vecinal surgió la idea de invitar a algunos artistas del street art, grafiteros, para que decoraran un par de muros del pueblo, y de paso, aportar un poco de color a una población desgastada por la lucha y el enfrentamiento relacionado con la posibilidad de instalar un vertedero, proyecto -el del vertedero- que finalmente no vio la luz.

fanzara-106

Así, en septiembre de 2014 se lanzó el proyecto MIAU (Museo Inacabado de Arte Contemporáneo), y lo que en principio iba a ser una invitación para un par de artistas reunió a una veintena de artistas  como Susie Hammer, Scif, Deih, Julieta, XLF o Hombrelópez entre otros. Los artistas llegaron, residieron en la población interactuando con los habitantes de Fanzara y produjeron su arte en las paredes y muros del pueblo.

Las contradicciones parecían evidentes. El street art es un elemento propio de un entorno urbano, una representación callejera en principio alejado de un pequeño pueblo de interior como el de Fanzara, entre unas gentes de edad avanzada que tenían que permitir y comprender el trabajo artístico que se iba incorporando en las calles de su pueblo, algunas veces en muros casi derruidos pero otras, en las fachadas de sus propuas casas.

El resultado fue una explosión de color, con pequeñas y grandes obras murales, que se reparten por cualquier rincón del pueblo. Muros, paredes, casetas o puertas son el soporte de este museo al aire libre y que, poco a poco, ha visto como el número de visitantes se incrementa, sobre todo los fines de semana, convirtiendo sus calles en improvisadas salas y galerías de un museo abierto en las que las obras son observadas, apreciadas, fotografiadas y extendidas mil y una veces por el potencial efecto difusor de las redes sociales. Este tráfico de visitantes, turistas, incluye también extranjeros que vienen atraídos por diferentes artículos y publicaciones que han ido apareciendo en medios de fuera de España.

El trabajo inicial del año 2014 se ha ido completando en cada convocatoria anual, ampliándose el número de obras, hasta llegar a la 4 edición del festival que se celebrará este año del 6 al 9 de julio de 2017, en el que se hace un llamamiento a los escultores con el fin de fomentar este tipo de intervenciones.

fanzara-108

En la plaza de la Iglesia se encuentra el Consultorio MIAU, una pequeña oficina en la que se facilita toda la información sobre el proyecto y un plano con las localizaciones de las obras. El plano con la distribución geográfica de las obras está disponible en la web.

fanzara-103

fanzara-1

El acceso desde la CV10 es relativamente rápido, no hay dificultad para aparcar el vehículo y Fanzara conserva la esencia del pequeño pueblo de interior que es. El municipio cuenta con un par de bares, unos apartamentos turísticos, una casa rural y poco más.  Por lo tanto el protagonismo reside en las obras que se exhiben por sus calles.

La mejor forma de acercarse a este museo al aire libre es perderse por las callejuelas y encontrar las creaciones que se multiplican por las paredes, en el quicio de una ventana, en una puerta, en la trasera de una edificio o en un muro viejo que adquiere ahora sentido como soporte de la obra de arte.

fanzra-105

Los grafitis aparecen detrás de cualquier esquina, adaptándose a las formas de las viviendas. Formas geométricas, seres monstruosos, adornos, gatos y todo tipo de mensajes,   convierten un pequeño trazado de calles en un museo donde la obra de arte convive entre los vehículos aparcados, la vida cotidiana de sus habitantes y los gritos de los niños del pueblo mientras juegan con la pelota junto a la tapia del colegio.

Fanzara, mediante esta intervención artística, apuesta por el recurso cultural como uno de sus atractivos para posicionarse como destino y, en una distancia geográficamente pequeña, complementa el panorama de museos de arte contemporáneo como el Espai d’Art Contemporani de Castelló (EACC)   o el Museu d’Art Contemporani Vicente Aguilera Cerni de Vilafamés (MACVAC).

fanzara-101

fanzara-104

Fotos y texto: Luis Tormo

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s